Ayudar a los demás a alcanzar sus sueños es un gran don que te das a ti mismo

 

Todos nosotros hacemos que ellos cumplan sus sueños.

Desde Satu, que ha tenido su primer libro de cuentos por ser la mejor alumna.

Las mujeres de Sara Ura que bailaban de alegría cada vez que nos veían porque aún no se creian que tenían un pozo, cincuenta años sin tener agua, era SU SUEÑO.

Las mujeres de Dembanje que por fin tienen una máquina para descascarillar el arroz y su vída ahora es menos cansada si cabe.

Aminata es la tía de Satu, siempre quiso ir  a la escuela, de pequeña no pudo, pero ahora todas las noches no se pierda la escuela de adultos y se siente muy orgullosa de sus progresos.

La asociación de mujeres por fin tiene una huerta de la que se sienten muy orgullosas.

Los jovenes por fin tienen una equipación de futbol…

Los mas peques tienen una escuela que les encanta y cuando vienen los tubabos( blancos) les encanta que les hagamos guiñol…

Y lo mas importante, gracias a nuestra asistencia médica tantas y tantas personas han podido abrir los ojos y dar los buenos  días al nuevo día.

GRACIAS  POR HACER SUS SUEÑOS REALIDAD.