mirada2 El martes 27 de agosto, hemos vuelto de nuestro viaje a Guinea  .Tardé en encontrar el  momento  y las fuerzas para poder  enviaros unas líneas generales del viaje.

Aún estoy buscando mi sitio y pensando en todo lo que dejamos allí, la miseria, la impotencia, la injusticia, el dolor. La rabia de saber   , que con tampoco, podría cambiar la vida de tanta gente y  lo  difícil que es conseguirlo, allí nada es fácil, el grado de dificultad se multiplica por diez. A veces pienso que es como luchar contra Goliat y siento una impotencia que me desespera, pero mi terquedad, mis ganas de luchar y la fuerza que todos vosotros me dais con vuestras palabras y vuestros  correos, hace que no nos dejemos vencer en esta batalla.

 

El viaje ha sido muy duro, pero a su vez muy enriquecedor El grupo de ocho personas que nos ha acompañado han aportado muchísimo. Su trabajo, tanto personal como en la aldea ha sido maravilloso.

Se han dado clases, tanto a los niños como a los maestros, con nuestras super profesoras. También se impartió clases a las mujeres por la noche. Acudían a las aulas encantadas de que nos interesáramos en ayudarlas. Visitamos las aldeas y el recibimiento ha sido espectacular.

Conocimos nuevas problemáticas, como la de una nueva aldea Sara-Jeba que nos ha pedido un pozo de agua, los enfermos de VIH que necesitan nuestra ayuda y el hospital que urgentemente  necesita medicación y todo tipo de material médico. La necesidad de mejorar las herramientas de trabajo en el campo para ampliar la posibilidad de cultivo y poder evitar la hambruna.

Hemos conseguido nuestro gran RETO marcado, VENDER EL ANACARDO, ha sido una experiencia maravillosa el ver como con esa pequeña iniciativa y la de los microcréditos se ha podido ayudar a tantísima gente, y el agradecimiento que todos nos mostraron por su ayuda.

El desarrollo  de las aldeas poco a poco va dando su fruto, ellos  mismos se organizan y empiezan a disponer de ese fondo común para resolver  grandes problemas, conseguimos que avancen no estando nosotros allí y eso es un gran logro.

Tendría tantas y tantas experiencias que contaros que mis correos no terminarían, quisiera poder ser capaz de transmitir como con un pequeño gesto se salvan tantas vidas…que parece algo imposible si no lo vives.

Por ejemplo la hija de nuestro profesor Zacarías de dos años, que le tenían que hacer una transfusión de sangre pero no podían pues no tenían el líquido para saber que RH sanguíneo tiene. Gracias a nuestra ayuda  pudo obtener la medicación necesaria y optar por una buena alimentación que le salvó la vida. Los bebes desnutridos que ya corretean felices y aquellos que en este viaje hemos llevado al centro nutricional y en unos meses se les verá pletóricos de salud .La leche en polvo que entregamos para poder dar de comer a los bebes con VIH. Las pastillas para esterilizar el material del hospital que hará que mucha gente pueda ser intervenida. Las becas que hacen que jóvenes con ganas de estudiar puedan optar por un futuro mejor. Los microcréditos que salvaran del hambre a muchas familias…

Nada de lo que he nombrado tiene un valor mayor de 120 euros…y con esa cantidad que supone unos  10 euros al mes para nosotros…con esa pequeña  cantidad, hacemos verdaderos milagros.

Por eso os doy las gracias a todos los que apoyáis este sueño, y tan solo quiero  haceros llegar que por muy poco que nos parezca lo que podamos aportar cada uno, en estos momentos de crisis, pensad que muchos granitos hacen una gran MONTAÑA y  juntos conseguiremos cambiar este mundo de injusticias.

Os adjunto un enlace con unas maravillosas fotos  que hizo una voluntaria.

https://plus.google.com/u/0/photos/116859466865220732779/albums/5913518811260710929