La mujer africana realiza un trabajo muy duro para el que se levanta a las cinco de la mañana y le lleva parte del día.Consiste en quitar la cascara del arroz para poder cocinarlo.Esta labor se hace con una herramienta que se llama pilón que es un recipiente de madera con un palo muy largo.

Son muchas horas del día las que se pasan las madres y las hijas para conseguir que el arroz pueda ser comido.Es un trabajo muy duro que produce dolor de espalda y articulaciones.

En cada reunión que hacemos con las mujeres de la aldea en la que trabajemos, cuando le preguntamos que necesitan ellas no dudan, nos piden una máquina para poder pelar el arroz que producen y no tener que pasar ese duro trabajo.

La máquina a su vez produce ingresos para ellas porque se paga un poco por su utilización, lo que le convierte en un proyecto autosostenible  en su mantenimiento y a su vez genera ingresos para poder hacer pequeños microcreditos entre ellas.

 

COSTE DEL PROYECTO

Máquina de cascar arroz: 3000 euros.