Mi experiencia en Africa.Crónica de Alicia Martínez.

Mi experiencia en Africa.Crónica de Alicia Martínez.

Podría decir que este viaje simplemente ha hecho que sume un año más yendo a África pero estaría mintiendo.

Cada viaje es diferente y te vuelves con unos valores y unas experiencias distintas En este le hemos dado una oportunidad al sector de la medicina y esto me ha abierto los ojos, aún más. He vivido momentos maravillosos como el día de la inauguración de la escuela de Katong, el momento en el que la familia de un niño venía a la consulta a darte mil gracias por haberlos ayudado… Pero a todo esto también hay que añadirle momentos, puede que menos agradables, a los que denomino “reales” porque por desgracia muchas de las cosas que he presenciado forman parte de la realidad y del día a día de estas personas.


Un día, una de estas personas me explicaba que para conseguir asistencia médica ,tenían que pasar por varios hospitales pagando una consulta.Iban al  hospital más cercano ,con un esfuerzo de caminar mínimo 7 km andando,después de pagar la consulta,“no hay medicamentos”.Tienen que viajar e ir al hospital que se encuentran a 25 km y pagan la consulta de nuevo y la misma respuesta “no hay medicamentos“, luego van a Sao Domingos y ya son 53 km de distancia y si no hay medicamentos tienen que ir a Senegal o a la capital a 200 km,  el final después de estar varios días en este periplo de centro medico en centro médico, el que tiene medios se acerca a Bissau y en gran porcentaje ese hospital tampoco tiene medicamentos .

Esto se resume que después de haber gastado todo el dinero ahorrado en poder curarse su resultado ha sido en vano y eso se junta con diagnósticos de recetar antibiótico para un simple constipado o dos antibióticos juntos para una infección…. Por eso yo los llamo supervivientes y en este viaje he tenido la oportunidad de conocer a muchos. Y os preguntareis… ¿supervivientes por? Porque tienen la facilidad de levantarse cada día con una sonrisa a pesar de los problemas, porque viven en el presente, porque sabes que nunca te dejarán de lado… Y por eso y mucho más, vivo enamorada de este continente y no puedo estar más de un año sin volver.

Gracias mami por darme la oportunidad de conocer este maravilloso mundo.