¿Cómo puede haber mujeres que recojan el arroz con un cuchillo en el siglo XXI?

¿Cómo puede haber mujeres que recojan el arroz con un cuchillo en el siglo XXI?

Estos días hemos estado en Bulol una aldea de la zona donde trabajamos que se encuentra muy lejana y con acceso solo en todoterreno o en canoa. En la época de lluvias esa aldea queda prácticamente inundada y la población solo se puede desplazar en canoa.

Nuestro fin era dotar a la aldea de agua potable con un pozo. Debido a las inundaciones en  época de lluvias y la cercanía de los manglares, no fue nada fácil encontrar un lugar donde hacer un pozo sin  agua salada, pero al final lo conseguimos.  A su vez se arregló el funcionamiento de una fuente que hizo una ong hace años y que llevaba parada 6 meses. En estos momentos para conseguir un poco de agua ,ellos tenían que recorrer 7 km.

El agua potable para la aldea es el mejor regalo que se los podía hacer. El acceso a un puesto de salud se hace imposible, tienen una pequeña embarcación de una ong para en caso de urgencia poder ir a la población más cercana con  puesto de salud que funciona de modo muy precaria.

Nos encontramos un hombre con un pie que estaba perdiendo toda la piel debido a una grave infección, no podía ni andar. Nos decía ni dinero ni modo de  ir al hospital. Le hicimos una cura como pudimos, le dimos antibiótico para la infección y dinero para poder ir con urgencia al hospital más cercano. Pero el hombre me decía que tenía que esperar dos días porque su mujer estaba aun recogiendo el arroz con el que se alimentan y si el no cuida de que las vacas no entren en el arroz pasarían hambre todo el año.

 

La misma explicación me dio el padre de un joven que tiene que ir al hospital de urgencia por un corte en un dedo con un machete. Le dieron puntos en el puesto de salud mas cercano pero se soltaron y está totalmente infectado.El joven tiene miedo que en el hospital le corten el dedo.Miradas les apoyo económicamente para poder hacer frente a esta situación pero en mi cabeza solo me queda el pensar…¿y si nosotros no estuviéramos allí en ese momento? ¿Qué sería de ese joven y de ese hombre? ¿Perderían el pie y el dedo ,con lo que supone esto en un país que si no puedes trabajar el campo te mueres de hambre?

 

He sentido realmente la pobreza extrema viviendo estos días en esta aldea, donde las personas no tienen nada de dinero para su sustento, ni para que sus hijos puedan ir a la escuela, ni para llevarlos al médico…en pleno siglo XXI ¿Cómo puede haber lugares donde se viva así?.Jóvenes que solo ven la esperanza en huir, emigrar, coger una patera, porque salen a pescar para poder pagar su escuela y apenas hay peces , el país se queda sin recursos porque occidente nos lo llevamos todos ,y ellos sufren las consecuencias.

Labran el arroz de modo tradicional ,con tantísimo esfuerzo que te dan ganas de gritar de rabia o echarte a llorar. Cortan el arroz con cuchillo para luego desgranarlo y pilarlo. Sus campos están muy lejos y vienen caminando bajo el sol…lo siembran grano a grano, agachándose en cada momento, lo que les produce graves problemas de salud.

¿Cómo puede ocurrir esto en un mundo moderno y civilizado donde internet llega a todos los rincones? Ni un motocultor, ni un apero de labranza, ni un carro…les veo cada día en esa lucha y pienso que vivimos en un mundo de locos.

¿Siento dentro ese dolor que ellos ya no se permiten el lujo de sentir, esa desesperación por no poder cambiar tanta injusticia y tanto horror …familias sin nada…solo un plato de arroz que llevarse a la boca cuando la época de lluvias es buena y sino? Llega el hambre a cada puerta para llevarse a los más débiles.

Sé que nuestro lugar está a su lado, con mucho esfuerzo les ayudaremos a poder conseguir el plantar moringa para implementar su nutrición, llevar un poco de asistencia sanitaria aunque solo pueda ser dos veces al mes, reparar la escuela, poder dotarles de más pozos, ayudar a los jóvenes vendiendo algunos de sus productos en Bissau , dar becas de estudios, llevar material escolar y poner una película de dibujos a los más pequeños para poder disfrutar de sus sonrisas.

Allí está el lema de la ong “Porque no queremos mirar a otro lado”, estaremos cueste lo que nos cueste al lado de los que más nos necesitan, de la gente de Bulol y todas las aldeas de alrededor, por muy difícil que nos sea llegar hasta allí realizaremos ese gran esfuerzo.