Proyecto nutricional con Moringa

Proyecto nutricional con Moringa

La malnutrición está latente en el 70% de la población de Guinea Bissau.En la región de Bafata los niños de 0 a 3 años sufren graves problemas de desnutrición.

El proyecto pretende implementar el uso de la moringa, planta altamente nutricional.
La moringa es una planta procedente de la India, crece en los países tropicales,es el clima idóneo para su crecimiento.
Antiguamente esta planta era utilizada por las comunidades de Guinea Bissau, para evitar enfermedades y también de modo nutricional, pero poco a poco se ha perdido la costumbre. Los pocos conocimientos sobre sus propiedades sólo los recuerdan las personas mayores, que todavía la siguen utilizando.
La moringa, por sus propiedades en proteínas, vitaminas (sobre todo A y C), minerales, sustancias antiinflamatorias, más de 25 agentes químicos antioxidantes y el aceite que hay en sus semillas, es una planta específica que ayuda a evitar la desnutrición infantil y a su vez consigue que las mujeres a las que se les ha retirado la leche puedan volver a tener leche para amamantar a sus hijos/as
Tiene multitud de usos, desde Miradas nos hemos fijado en su implementación como complemento nutricional, pero también se está utilizando con usos medicinales, cosméticos, higiénicos y en agricultura.
Hay un proyecto en otra región de Guinea Bissau llevado a cabo por Misión Católica. Desde hace 8 años han elaborado un preparado alimenticio para los niños menores de 5 años y para el consumo de moringa de modo continuo en las familias. Ello ha conllevado la desaparición de la desnutrición de modo radical.

Desde Miradas al Mundo haremos sensibilización en las aldeas para cambiar hábitos alimentarios y complementar la comida con la moringa, evitando así la malnutrición. Se compran  dos motos para desplazarse a las  aldeas, y así poder realizar un seguimiento correcto de los niños que no se queden ingresados en el centro de salid, es decir aquellos que no presenten una desnutrición grave. También realizaremos un taller de conservación y secado de la moringa en condiciones higiénicas favorables.
Realizaremos los seguimientos de los/as niños/as todas las semanas a través del equipo de 4 agentes de salud comunitaria. Los cuales también se encargaran de supervisar que la moringa entregada sea consumida por los/as niños/as y madres embarazadas principalmente.