Compartir en redes sociales

Llevamos demasiado tiempo viendo las injusticias que se producen a nuestro alrededor, pero cuando las sientes en el lugar donde se producen, cuando a esas víctimas las tienes a tu lado, comes con ellas, duermes en su choza y compartes durante unos días sus alegrías y sus problemas… Desde ese momento nada es igual, sientes una revolución en tu interior y no puedes volver a tu casa y no pensar en aquello que has vivido…
El día que por primera vez fuí consciente del hambre de un niño, Miguel, aun hoy no he podido olvidar ese rostro comiéndose unas galletas para saciar esa hambre de no se cuantos días… Ese día mi estomago se encogió y cada vez que lo recuerdo siento el mismo dolor que sentí ese día, ante eso no me puedo sentir impasible. El HAMBRE, Miguel no sonreía, el primer día que lo ví reir se había preparado una cena para los niños y el por fin cuando terminó no dejaba de reir, no pude contener las lagrimas ante tal imagen y como pueden las grandes potencias estar jugando con el hambre de todas esas criaturas, en que mundo de locos estamos viviendo?
Ante tanta injusticia decidimos juntarnos un grupo de personas con la finalidad de poder explicar al mayor número de personas lo que está pasando en otros lugares no tan lejanos, lo que estamos haciendo con Africa y con toda la gente de ese continente.
Se abre este BLOG para contar experiencias, hablar y compartir y entre todos luchar por un mundo mejor, mirar hacia donde nadie mira, ellos nos necesitan y nosotros debemos estar ahí intentando evitar tanta injusticia!

Compartir en redes sociales