Compartir en redes sociales

Mañana María viaja a Mozambique, pero sabe que yo también voy con ella. Hemos compartido varios viajes por África, en los que hemos tenido vivencias duras, en las que no nos hacía falta hablar, porque como dice Manel (mi marido) somos Pin y Pon, lo que a una se le pasa por la cabeza, la otra ya lo estaba proponiendo. Quizá por eso al leer sus miedos, también leía los mios. No dejaremos de sentirnos mal ante las injusticias, ni nos podrán dejar indiferentes los ojos de desesperación de la gente. De cada viaje, de cada experiencia volveremos con más ganas de tirar del carro de «Miradas Al Mundo» con más fuerza, porque hemos decidido trabajar por ellos, porque no queremos dejar de oir a quienes de una manera tan injusta están sufriendo la tortura del hambre.
Esta mañana Chano (un socio de Logroño) me decía emocionado que le había impresionado mucho la historia de Miguel y Adrián y no me extraña, es más, después pensé en la inmensa pureza de los niños y en lo fantástico que sería que no nos contaminásemos nunca y que todos los que hoy son Adrián, mañana conservasen ese espíritu de cercanía con sus iguales y llegasen a gobernar sin otro afán que el de conseguir un mundo más justo para todos.
Bienvenidos a todos los que queráis mirar al mundo con nosotros.

Compartir en redes sociales