Compartir en redes sociales

Ayer, una representación de Miradas al Mundo (Delegación Norte) pudimos pasar el día con Ángel Olaran en Donostia. A los pocos minutos de estar con él, esa magia que acompaña a Abba Melaku nos envolvió a todos y nos sentimos más cercanos a Wukro. El sitio en el que comimos fue un acierto, bueno, más bien una recomendación de unos amigos (Chema y Ana), se llama Oquendo y es un restaurante tranquilo y del que no nos echaron después de comer como acostumbran en tantos otros; alargamos la sobremesa hasta las 6 de la tarde y porque teníamos que regresar a Logroño…
Lo cierto es que compartir esas horas con Ángel ha sido fantástico, habla con gran lucidez, firmeza y una durísima crítica hacia el primer mundo que no te deja indiferente. Desde una actitud pacífica, una sabiduría enriquecida con la dureza de tantos años en África y una voz que escuchas a duras penas y que parece irse apagando… consigue que retumben en tu conciencia la fuerza de sus palabras y te contagia de ese cariño hacia los débiles y hacía sus niños de Wukro. Estoy convencida de que las palabras de Ángel serían una verdadera «arma de destrucción masiva» contra los gobiernos que no quieren solucionar los problemas de los países del sur. Lo triste es que ellos nunca se sentarán a tomar un café con él y seguirán permitiendo que un niño muera de hambre cada CINCO SEGUNDOS mientras su mayor preocupación está en fijar su inhumana mirada en los paneles electrónicos de las grandes bolsas mundiales y cruzar los dedos para que el rico sea cada día más poderoso y aplaste al pobre sin hacer demasiado ruido.
Pero como nosotros si quisimos escucharle, aprendimos un montón de cosas. Compartimos nuestra ilusión, las ganas de ver sonreír a la gente de Wukro y le hablamos del Taller Solidario de la Senior de Coruña, del Teatro de Dinámica-Teatral para el próximo año, de las zapatillas solidarias de Calzados Laro, del almuerzo solidario del cole…
Muchos planes y otros que están por llegar porque estamos repletos de ilusión y como me gusta terminar diciendo en los Power Point…
Porque no queremos mirar hacia otro lado



Compartir en redes sociales