Compartir en redes sociales

¿Por qué cuando me voy la echo tanto de menos? Su luz, su olor, su gente.
África se te mete en el corazón y te quedas enamorado de ella, y a veces se convierte en una relación de amor y odio. Es tan difícil trabajar con ella y a su vez tan maravilloso.
Te sorprende y todo esta lleno de incógnitas, y de por qués.
¿Por qué actúan así?
¿Por qué la pobreza es tan extrema?
¿Por qué es tan difícil salir de esta miseria?
¿Por qué llevan el sufrimiento y a su vez la alegría en sus ojos?
¿Por qué las enfermedades y las guerras se los llevan?
El continente de los «por qués» y las miles respuestas, para no saber nunca cual es la correcta.
Noche tras noche escucho a los misioneros, personas que están dando sus vidas porque el país salga adelante y su gente atisbe un mínimo de desarrollo. En esas largas conversaciones busco respuestas que no encuentro, porque ellos mismos las desconocen con tantos años de experiencia.
¿El por qué de esa guerra tan cruel y tan absurda? Ni ellos mismos saben la razón de la guerra, tan solo el pecado de tener riquezas los envuelve en la más absoluta pobreza.
Los diamantes y el coltan en Sierra Leona, el petróleo en Guinea Ecuatorial, el coltan en el Congo… y más y más desgracias de la riqueza de este continente, un pueblo africano que muere día a día, de malaria, de polio, de tuberculosis, diarrea, VIH… y un sinfín de enfermedades más, y la más dura de sus enfermedades el HAMBRE
África está dormida en el tiempo, sus pueblos son como hace un siglo, piensas que es un reportaje de La 2 pero es una realidad, son sus pueblos, sus casas y su pobreza. Sus «por qués» no le interesan al primer mundo que se enriquece a su costa y que sentado en su sofá ve como día a día mueren miles y miles de personas, pero no dejan de ser africanos y eso a quien le importa.
Pero el hombre africano aun tiene unos valores que tal vez nosotros hayamos olvidado, te sonríe, te dedica su tiempo, te invita a su humilde casa y te ofrece su plato para que comas, sabiendo que no tiene nada más, pero tu eres su invitado…
Sientes mucha impotencia pero te enamora y sigues luchando por ella, por su pueblo y su gente.
ÁFRICA MISTERIOSA.

Compartir en redes sociales