Compartir en redes sociales

Queridos amigos,
La semana pasada María y yo pudimos escaparnos unos días a Ksar el Kebir (Marruecos) para conocer el proyecto de las Hijas de la Caridad a quienes ayudamos a comprar mantas en Navidad. Ha sido impresionante poder ver el «Milagro» que están haciendo 4 super-monjas con cientos de personas muy pobres. Realizan su trabajo derrochando cariño y administrando los recursos que tienen haciendo verdadera «magia». Sus programas van dirigidos al desarrollo de las personas en educación, formación y salud. La mayoría de los beneficiarios son niños y mujeres que son con diferencia la parte más débil de un precario o nulo sistema de asistencia.
ACTUACIONES:
– Guardería con 120 niños, además de educación, reciben el desayuno y la comida.
– Comedor para 80 estudiantes de primaria y secundaria.
– 3 bibliotecas, una en la ciudad y dos en el campo con personal de apoyo.
– Programa de alfabetización de madres en la ciudad.
– 3 talleres de costura para mujeres en el campo.
– Área de Salud: 3 dispensarios en el campo de atención primaria. Programa de leche: para niños nacidos de partos múltiples y casos de desnutrición. Tratamientos de enfermedades crónicas.
– Apoyo económico a las familias de los/as beneficiarios a través de microcréditos para compra de ganado.
La guinda a esta visita tan interesante fue poder conocer a un pequeño grupo de jóvenes que un buen día se plantaron delante de la Hermana Mª Carmen y le dijeron:
Tenemos un sueño; queremos hacer por otros niños lo mismo que tú hiciste por nosotros.
No se si hay algo que te pueda emocionar más, que un chico al que ayudaste a crecer y formarse como persona te devuelva lo sembrado de este modo.
Ásesorados por las Hermanas, este grupo de unas 6 personas han formado una asociación en la que tienen un montón de sueños e ilusión como carta de presentación y están trabajando muy duro para llevarlo a cabo. Disponen de una academia de apoyo escolar, idiomas e informática y una librería desde donde intentan financiarse y un coro de niños que cantan muy bien. Su idea es poder formar un grupo de teatro, un programa de atención a niños con Síndrome de Down y un albergue de tránsito para las mujeres embarazadas rurales que llegan desde muy lejos para dar a luz en la ciudad y que ahora se quedan en la calle hasta que las admiten en el hospital.
Vamos a estudiar la manera de echarles una mano porque los comienzos son muy duros y es ahora cuando más ayuda necesitan.
Prepararemos un power point para que todos podáis conocer estos proyectos un poco mejor.
Susana y María.

Los que dicen que es imposible, no deberían interrumpir a los que queremos intentarlo.


Compartir en redes sociales