Compartir en redes sociales

Correo recibido de las Hijas de la Caridad de Ksar el Kebir.

Estas dos fotografías están tomadas en las afueras de la ciudad de Ksar el Kebir. Pertenecen a la vivienda de Batul, su marido y sus cuatro hijos. Las lluvias del último mes han sido un desastre, pues como veis la chabola está en medio del barro, en tierras de labranza no urbanizables, sin luz ni agua potable. El bidón está puesto para recoger el agua que va cayendo y aprovecharla.

El mérito que tiene esta familia es, a pesar de todas las dificultades, seguir mandando a los niños en la escuela, intentando que lleguen vestidos, secos y sin barro para que no se rían los otros niños.

La casa por dentro es un colador, todo está mojado. Hemos conseguido donativos para poder comprarles una casa más digna, aunque necesitaremos ayuda económica. Pero mientras tanto, es urgente adecentar su actual vivienda y con el dinero que nos enviáis podemos responder a esta necesidad básica. Les compraremos, al menos, lo imprescindible para vestirla: chapas, las esteras del suelo, las metarbas, las colchonetas, las mantas….
Un abrazo con todo nuestro cariño,

Compartir en redes sociales