Compartir en redes sociales

Ya hemos vuelto de viaje y tenemos un montón de cosas que contaros. El viaje en general ha sido muy satisfactorio, hemos conseguido el objetivo que llevábamos con creces y como no, África no deja de sorprendernos, su gente, su belleza… No hay palabras para definirlo.
Se supervisaron los proyectos que Miradas está realizando desde hace 2 años en Uganda.
Viajamos dos días a Amuru, la zona donde se está desarrollando el proyecto de agricultura. En este proyecto se están invirtiendo 8.000 euros destinados a la compra de semillas, aperos, animales, para dar un empuje a las familias con huérfanos o enfermas de VIH. Nos reunimos con la asociación que desarrolla el proyecto para ver como se iba a plantear su consecución el año que viene.
Tenéis el proyecto en la página web si queréis verlo más detallado. PROYECTO UGANDA.
Estuvimos alojados en el centro de niños discapacitados para poder tener más contacto con ellos. Hicimos una fiesta, los llevamos de paseo, cantamos, jugamos al balón… Lo importante era darles nuestro cariño y a su vez romper su monotonía. Con Elio, el misionero que lleva este centro y el orfanato compramos alimentos para el centro por un valor de 3.000 euros.
Visitamos a Helen, que es la mujer que tiene 9 hijos y ella está en silla de ruedas después del ataque de los rebeldes a su aldea. Nos estaba muy agradecida pues destinamos 3.000 euros a la construcción del tejado y la casa donde está ahora viviendo con sus hijos (antes vivía en el centro de niños discapacitados).
Se visitó también a Philip en su aldea, donde pasaba unos días con su familia. La familia vive en una casita muy pequeña. Con los problemas de salud de Philip que apenas se puede mover y tiene que estar en una silla de ruedas el problema del espacio era prioritario. Elio nos comenta que con 300 euros podíamos hacerle una habitación muy digna a Philip. Por lo que se decide, que el dinero que en dos colegios se recaudó con la generosidad de los niños, iba a ser destinado a hacer esta habitación.
Y por último destinamos un donativo recibido de 500 euros a ayudar a Gina.
Gina tiene 25 años y trabaja de cocinera en casa de un amigo italiano. El año pasado se murió su padre y su madre y esté año su hermano falleció en Sudán. Sus sobrinos viven con una hermana que tiene una enfermedad mental ,en un pueblo a cinco horas de Gulu.
Gina en estos momentos tiene con ella a tres sobrinos, pero necesita traerse a los tres siguientes que viven con la hermana y tienen más edad. Estos niños están recibiendo malos tratos por el hombre que vive con su hermana y los niños se escapan de casa con frecuencia al tener miedo.
Con esta ayuda, Gina se puede traer los tres niños, quedando tan solo con su hermana dos que son muy pequeños.
Como os podéis imaginar África está llena de problemas y situaciones de desesperanza que nos ponen los pelos de punta. Es difícil a veces tomar decisiones, pues las necesidades son tantas que hay tantos sitios a los que no podemos llegar. De todos modos intentamos que vuestra ayuda y nuestro esfuerzo llegue al mayor número de personas y a las situaciones más difíciles, donde creemos que es vital nuestro granito.
Hemos traído un montón de collares nuevos y preciosos y unas bolsitas africanas para usar como neceser. Si alguien se anima tanto a ayudar en los mercadillos a vender, o a vender estos collares a sus amigos, que no dude en enviarme un correo. Con este dinero financiamos parte de todos estos proyectos, y teniendo en cuenta la crisis, todas las ayudas son pocas.
Intentaré hacer un book en breve de los collares y os lo mando para que los podáis ver.
En breve os mandaré alguna crónica más del viaje que debido a problemas con Internet, no fue posible enviarla durante el viaje.
Gracias a todos por hacer todo esto realidad y os transmito las gracias de parte de toda esas personas que hemos dejado en Uganda y que con su luz , sus abrazos y sus sonrisas no han dejado de agradecer cada segundo el que estuviéramos siendo la razón de su esperanza.

Compartir en redes sociales