Compartir en redes sociales

Fisterra muestra su solidaridad con Guinea-Bisáu a través del deporte.

El club de fútbol local y la tienda Cabo Sport colaboran con Miradas al Mundo.

Á. Palmou/ J. V. Lado
Carballo, Cee / La voz – 30 de marzo de 2.014

Parte de los artículos donados ya han sido entregados a jóvenes de Guinea-Bisáu por Miradas al Mundo.
Parte de los artículos donados ya han sido entregados a jóvenes de Guinea-Bisáu por Miradas al Mundo.

Las camisetas de equipos de fútbol como el Real Madrid o el Barcelona forman parte del vestuario de habitantes de todo el mundo, incluidos los países más pobres de África. Pero, a los dos grandes clubes les ha salido en Guinea-Bisáu un modesto competidor que ha propiciado que el nombre de Fisterra luzca ya en la indumentaria de algunos jóvenes de este país situado al sur de Senegal.
Esta curiosa estampa no la ha propiciado un repentino interés internacional por la Liga da Costa, sino una iniciativa solidaria impulsada desde este esquina de la Península y canalizada a través de la oenegé Miradas al Mundo, con sede en Arteixo y que viene realizando desde el año 2004 proyectos de autogestión para el desarrollo de la comunidad (guarderías, escuelas y sobre todo pozos de agua) en las aldeas de Dembanje y Varela.
El promotor de la idea es el Guardia Civil de Vimianzo afincado en Fisterra, Juan Luis Tomé Piñeiro, que tuvo noticias del trabajo de la oenegé a través de su hermano Abel y que se decidió a implicar en estas acciones solidarias a sus vecinos fisterráns.
La acogida, según cuenta, no pudo ser mejor, puesto que tanto el club de fútbol local, la SD Fisterra, que preside Laureano Canosa, como el propietario de la tienda de deportes Cabo Sport, César Sánchez, se sumaron con entusiasmo y no tardaron en reunir una importante cantidad de material deportivo: seis equipaciones completas del equipo fisterrán, 25 pares de botas de fútbol de distintos números sin estrenar, seis balones y otros artículos diversos, como chándales, tenis, sudaderas y camisetas.
Vicky Martínez Mariño, de Miradas al Mundo, ya realizó una primera entrega de parte de estas donaciones el pasado mes de noviembre y el resto tiene previsto llevarlo entre julio y agosto en la furgoneta que la oenegé ya ha contratado para transportar este y otros materiales al país africano. La presidenta de la oenegé, María Martínez Rodríguez, le explicó a Tomé que su trabajo en aquel país va encaminado a lograr que los jóvenes puedan labrarse un futuro en su propia tierra sin necesidad de dejarlo todo y emigrar. En este sentido, artículos como los donados desde Fisterra son un buen aliciente para que se esmeren en el ámbito educativo, puesto que «para un mozo desas aldeas a recompensa de conseguir unhas botas de fútbol novas, un chandal ou unha equipación de fútbol, do clube que sexa, é unha fonte inesgotable de motivación».
Además, espera que estos donativos se conviertan en una herramienta de integración e igualdad, puesto que tienen intención de formar un equipo de fútbol femenino.
de la costa da morte a áfrica


Compartir en redes sociales