Compartir en redes sociales

Ha llegado el momento de transmitiros las crónicas de este viaje de Abril a Guinea Bissau. Tal como es África nuestro viaje ha tenido su lado más dulce y su lado más amargo y el más difícil de relatar.
Su lado dulce viene dado por la esperanza que he sentido por primera vez en 10 años de ver un Gobierno que empieza a cambiar las cosas en su país, calles asfaltadas en Bissau, camiones de basura, farolas solares… La gente está esperanzada viendo un Gobierno que atisba poder ofrecer un hilo de confianza.
En cuanto a nuestros proyectos contaros que la cocina y el comedor del centro nutricional ha sido terminado y el trabajo con los agentes de salud está empezando a andar y a dar sus frutos. Se han curado los primeros niños detectados con desnutrición crónica. Gracias a Unidos Podemos y la Fundación Zen por el apoyo a este proyecto tan importante.

           
Hemos inaugurado la rehabilitación de la escuela de Kassolo y supervisado y apoyado con material escolar y el pago de salarios a todas las escuelas donde trabajamos. Para Miradas al Mundo la educación es su principal objetivo.
Tenemos que agradecer al taller solidario y a la Casa de Aragón, al igual que a los colegios de A Coruña por los fondos que nos permitieron llevar a cabo este sueño para una población que solo sueña con que sus hijos puedan ir a la escuela.

Dentro de este programa estamos impartiendo clases por la noche en la aldea de SaraPate con una placa solar, y hemos realizado un proyecto con los niños más aventajados para que apoyen a los niños con dificultades para leer.
Hemos repartido medicamentos en diferentes puestos de salud, la falta de cosas tan básicas como betadine, vendas, paracetamol… Es algo muy común en un país que carece de todo en cuanto a salud se refiere.

La estrella de nuestro viaje ha sido el viaje que hemos compartido con Bambe y Bocar. Son los niños más trabajadores y con mejores notas de la aldea de Dembanje, como premio por su esfuerzo Miradas al Mundo los ha llevado una semana de vacaciones para que pudieran conocer el mar y no os podéis imaginar qué modo de disfrutar. Ese no ha sido su regalo, al final el regalo ha sido para las personas que tuvimos la suerte de compartirlo con ellos.

Os añado un vídeo para que podáis disfrutar, de ese momento tan especial para esos niños. Todo su viaje ha sido una maravilla, publicaremos más información en nuestro Facebook: https://www.facebook.com/miradasalmundo.

Hoy nos quedamos con el lado dulce del viaje, la realidad más dura queda para otro momento.

Compartir en redes sociales