Compartir en redes sociales

Este día, 1 de Mayo, día del trabajador, me ha ofrecido el mejor regalo, he llorado un largo rato al recibirlo y quiero compartirlo con vosotros!!!
Llevo desde que llegué de Africa con una gran preocupación que no se borra de mi cabeza en ningún momento. Según me levanté me senté en mi ordenador y le escribí a Suzanne Powell….

Querida Suzanne, un día me dijiste: «Pide y se te dará, siempre que se pide para los demás no te cortes, pidele al Universo».


Suzanne, aquí estoy de vuelta de mi viaje y antes de poder contarte otras cosas necesito pedir tu ayuda y la de todos aquellos que te siguen que tanto nos apoyan.
Suzanne, he vuelto de mi viaje con el corazón encogido, vivimos en un momento donde estamos todos los dias viendo como la humanidad nos necesita porque nosotros mismo la destruimos y son los más pobres quienes las sufren, los barcos que se hunden llenos de emigrantes, el terremoto de Nepal, las inundaciones…, tantas y tantas noticias nos hacen inmunes al sufrimiento de los demás porque nos les conocemos, no sabemos como se llaman, no hemos hablado con ellos ni son nuestros amigos o vecinos… son un número de esos miles de gentes que les ha tocado sufrir…
Pero yo vivo tres meses al año en un lugar en donde están pasando mucha hambre, no tienen apenas nada para comer,  la sequía les ha robado todo, el arroz, el cacahuete y ahora el anacardo (su única fuente de ingresos). Esos pueblos son mi familia, si sé como se llama su gente, Bambe, Bocar, Fatu, Jon, Aminata. Conozco a sus hijos desde hace 12 años, los he visto crecer, charlo con ellos y los abrazo, son parte de mi vida. Ahora están en la puerta de mi casa pidiéndome ayuda porque no tienen nada, pensemos por un momento que son nuestros hermanos, nuestros vecinos ¿que haríamos, le negaríamos un plato de comida?. No puedo irme, huir y olvidar el gran problema de esas personas, pero no tengo medios para ayudar a tanta gente que me necesita, a unos si y a otros no, me parece duro e injusto.
Llamo a tu puerta desesperada, no duermo pensando en el horrror que me voy a encontar en el mes de junio cuando vaya si no encuentro una solución.Quiero llevar la Moringa y el agua de mar a esta zona para evitar la desnutrición, y repartir arroz y dar microcréditos.Necesitamos 6000 euros para arroz para repartir 20 sacos en diez aldeas diferentes.En Julio es la fiesta de navidad de los musulmanes y no tendrían ni siquiera arroz para comer.Necesitamos 3000 euros para hacer sensibilización y la compra y cultivo de la planta de la Moringa en 20 aldeas de la zona más pobre de Bafatá y 2.000 euros para microcréditos para comprar semillas para nuevas cosechas.En total Suzzane necesitariamos 11.000 euros para poder paliar un poquito la gravisimas situación que se vive.
Ayúdame a pedirle al Universo que nos dé las herramientas para poder sembrar una pequeña esperanza en esos lugares donde llegaremos.

Tan solo 20 minutos después recibí la contestación de Suzanne:
«Hola cariño. 
Que situación tan terrible. Y como lo vives desde el corazón ufffffff. Te entiendo totalmente. Recuerda tenemos el curso zen en Madrid por si quieres venir y contar la situación. Tu tranquila que ya le he dado instrucciones a Mónica a aportar 12 mil euros a tu ONG. Con tu permiso publicaré tu petición para sensibilizar a la gente. Llegas a las almas por como lo vives sientes y expresas desde el alma. 
Salgo el domingo para México de nuevo. Rezaremos para que llueva lo necesario. Estamos juntas en esto y desde arriba nos apoyan para q tengamos lo necesario. Así firmé. 
Amar y servir, hermanita. 
Besitos. 
Y gracias por pedir»
GRACIAS SUZANNE. Gracias por hacer de hilo conductor y darme las semillas para poder sembrar la esperanza, no tengo palabras…
María Martínez

Compartir en redes sociales