Proyecto Moringa, sensibilización y consumo.

Proyecto Moringa, sensibilización y consumo.

Compartir en redes sociales

Llevamos dos semanas en Guinea trabajando a fondo con la sensibilización de la moringa y el reparto de sacos de arroz. Muchas familias ya la han plantado y la sensibilización empieza a dar sus frutos, en muchos lugares se habla de la moringa y hasta han venido de aldeas lejanas a ofrecernos moringa para comprar, pero sobre todo están muy contentos con la información que les estamos haciendo llegar.

Ayer estuvimos visitando un proyecto de las Hermanas de la Caridad en la región de Cacheu. Ellas llevan mucho tiempo trabajando con las comunidades con el consumo de la moringa y las plantas de la tierra como sustituto del arroz. Sus resultados están siendo excelentes sobre todo en embarazadas y niños, evitando la desnutrición y muchas enfermedades.

 
Han comercializado un producto llamado multimistura para que tomen los niños con desnutrición, se añade a su comida. Este producto lleva mandioca, trigo negro y entre otros ingredientes moringa. Intentaremos ver cómo conseguir fondos para poder comprar este producto directamente a un coste no muy elevado para seguir con nuestro proyecto de evitar la desnutrición infantil en la región de Bafatá, al mismo tiempo que un manual muy completo del uso de este complemento y la moringa, con sus propiedades y el modo de cocinarlo.


 
Para que os hagáis una idea de la importancia de la moringa unos chinos les ofrecieron a las monjas comprarles 100 kg que ni si quiera ellas tenían.
Estamos recibiendo y contrastando información acerca de cómo realizar mejor su cultivo, secado y conservación, al igual que su uso para la cura de ciertas enfermedades como son: la diabetes y la hipertensión, enfermedades que en Guinea están causando muchas muertes y son propiciadas por el exceso del consumo de azúcar en el té y el Avecrem en la cocina. Para ello comer dos semillas de moringa una por la mañana y otra por la noche está comprobado que se mejora mucho hasta poder curarse.
 
Toda esta información queremos hacerla llegar a las aldeas más recónditas para evitar la malnutrición y mejorar la salud de las personas. Este es el mayor reto que podemos ponernos en nuestro camino.
 
Muchas personas están agradeciendo cada día la labor que hacemos con esta sensibilización y el reparto de arroz, llaman a Djerga desde Portugal, Francia, familiares de personas a las que estamos ayudando y en la mezquita grande de Bissau se ha agradecido la ayuda que Miradas al Mundo está haciendo llegar en tantas aldeas.
 
Ahora nos queda aún repartir arroz en aldeas que aún no hemos podido llegar, con el segundo grupo de voluntarios que llega hoy.


 
A mayores estudiaremos los casos de las familias con más pobreza para poder apoyarles con un poco más arroz y semillas de cacahuete. Nos estamos encontrando familias desesperadas con situaciones muy difíciles, familias con enfermos de VIH que muchas veces ni siquiera han podido ir al hospital para que les diagnostiquen la enfermedad pero que apenas pueden sacar fuerzas para trabajar y también mujeres que están solas sin marido, luchando con gran  fortaleza por sus hijos y con muy pocos medios. Invirtiendo 100 euros en esas familias les podemos dar un respiro para conseguir ingresos y poder respirar durante 6 meses.
 
Miradas se plantea poder apoyar a esas familias determinadas ante la situación de emergencia que viven este año en especial por la falta de anacardo. No he visto lágrimas durante 14 años de desesperación en Guinea, y este año muchas mujeres y hombres no duermen por la noche y se derrumban cuando nos vienen a dar las gracias porque no tienen nada con lo que continuar su vida…SOMOS SU ÚNICA ESPERANZA.

 
Emocionados pero a su vez muy contentos del trabajo que, gracias al esfuerzo de todos, se está llevando a cabo. Compartir esa palabra tan bella que no deja se sonar. 
 
GRACIAS.

Compartir en redes sociales