Reparto de 1.000 sacos de arroz.

Reparto de 1.000 sacos de arroz.

Compartir en redes sociales

 

Como me gustaría poderos transmitir esas miradas recibidas, esas sonrisas, esos abrazos, ese cariño, esas gracias escuchadas infinitamente que, tanto niños, como madres, como padres, nos han dado estrechando su mano o su abrazo en una gran señal de agradecimiento.
Agradecimiento que quiero hacer extensivo a  todos  aquellos que nos habéis apoyado en el mayor reto de Miradas al Mundo, el reto de solucionar la situación de emergencia de miles de personas de  la falta de alimentos. Suzanne, Unidos Podemos, Patricia, Marta, Charo, Belén, Asunción, Cristina, Patricia, Carmen, Miguel, Susana, Mª José, Mon, los alumnos de Biodanza, los alumnos de Suzanne, Dolores, Ángeles, Gonzalo, Lucía, Eduardo, Getinsa, Arancha, Isa, Mª Luz, Eva, Vanessa, Paloma, Luisa, Diana, Rayini, Pilar, Sabina, Victoria, EuropeExport, Patricia y sus alumnos… y muchísimos más nombres y personas que han realizado su donación en el anonimato. A todos vosotros  “Obrigado” desde el corazón de Guinea Bissau.
El reparto de arroz y de semillas se realizó por 20 aldeas, a todas las personas que plantaron la moringa, al tiempo se realizaba la sensibilización para que cuiden sus plantas y puedan beneficiarse este año de su  consumo pues la moringa es una planta de rápido crecimiento.
Todo el mundo estaba muy agradecido no solo por el reparto del arroz sino por darles a conocer una planta tan importante para ellos que le reporta tantos beneficios. De muchas aldeas lejanas vinieron para pedirnos información sobre la moringa, pues toda la región de Bafatá  fue conocedora del trabajo que estábamos realizando.
Y entre reparto y reparto de los sacos de arroz por los voluntarios de Miradas y nuestros trabajadores de Guinea empezaron a llegar las lluvias, al principio de manera tímida pero por fin a finales de Julio estaba lloviendo bastante y en el mes de Agosto las lluvias están siendo muy abundantes.
“Alhamdulillah , como dicen los musulmanes “Gracias a Dios» las lluvias llegaron y bailábamos y cantábamos de alegría, la lluvia significa comida y prosperidad. Tendrán buena cosecha y el año que viene habrá anacardo.
Y con las lluvias viene la otra parte importante del apoyo de Miradas al Mundo, los microcréditos que hemos concedido a muchas familias para poder comprar la semilla de cacahuete y poder pagar a los trabajadores. En 4 meses recogerán el cacahuete y si todo sigue así tendrán una buena cosecha con lo que podrían alimentarse hasta Abril que llegue la campaña del anacardo.
Quedan 3 meses donde pasarán dificultades, pero Miradas al Mundo ha comprado arroz para poder dar microcréditos con arroz y así evitar el hambre hasta que llegue la cosecha del cacahuete. Esos microcréditos se devuelven en la campaña del anacardo que es donde juntan el dinero para el empuje del año.
Hemos podido estar ahí, a su lado, escuchando sus necesidades más graves y pudiendo darles una solución. Todo el esfuerzo ha merecido con creces la pena. Si cerráis los ojos tres segundos y pensáis todo lo que se ha podido hacer con esos 30 euros que nos habéis donado… Por mucho que podáis imaginar, es imposible darnos cuenta de la capacidad de cambio que puede tener en una familia esa cantidad para nosotros insignificante.
Si tengo arroz para comer, puedo comprar la semilla, si la planto y llueve tendré cosecha, si tengo cosecha ganaré dinero y podré alimentar a mis hijos y pagar sus estudios.
¡¡Donde había un callejón sin salida se me ha abierto la puerta!! 
HEMOS SEMBRADO ESPERANZA.
 
GRACIAS!!!!
 
María Martínez.

Compartir en redes sociales