¿Que se esconde detrás de nuestros actos?

¿Que se esconde detrás de nuestros actos?

Compartir en redes sociales

Hay tantas veces que no nos damos cuenta de lo que se esconde detrás de nuestros actos.Llevas a un niño al hospital, pero desconoces que ese gesto de no haberse producido ese niño se quedaría cojo.Construyes un pozo, pero desconoces cuantas enfermedades y muertes has evitado con el hecho de que la población tenga agua potable.Sensibilizas sobre el consumo de la moringa, planta que evita la desnutrición, pero desconoces cuantos niños hubieran crecido enfermos y no hubieran comido esa planta.Construyes un colegio y no sabes la grandeza de la repercusión del cambio en tanto niños que tendrán una oportunidad.

A veces cierro los ojos y pienso en ello.Cuando hace la  memoria nos preguntan número de beneficiarios de los proyectos y es algo incalculable…pero realmente nunca podemos imaginar la magnitud de esos actos..hasta donde llegan.

Esta es la reflexión que quedó grabada en mi corazón el día que en este viaje a Guinea Bissau me reuní con el profesor Faustino de la aldea de Teñac.

Le entregué unas laminas con mapas y el cuerpo humano. Fue  tal las palabras de agradecimiento ante esas laminas, que el veía como un tesoro, que mis ojos no daban crédito de la situación que estaba viviendo, y se llenaron de lagrimas de la emoción.

Faustino me explicaba que gracias al  material escolar que entregamos en verano pudo dar clases.Los niños, hijos de pescadores, no tenían ni un lapicero.Nos contaba también como había curado, con el pequeño botiquín que dejamos en sus manos, a muchísimos niños.Curas de primero auxilios  y problemas sobre todo de piel.

Le cogí de las manos y le conté que estábamos intentando buscar dinero para construir una escuela nueva, su escuela está derruida y sin apenas luz, los niños no caben en clase.En ese momento fue el, quien rompió a llorar de la emoción.

Solo tengo palabras para contaros, que si hubierais podido vivir un momento como el que os estoy relatando,desde ese segundo vuestra vida cambia y os dais cuenta que el más mínimo esfuerzo, un lápiz, un bolígrafo, unas láminas, una pomada,un betadine…se convierte en el tesoro mas preciado en manos de quien no tiene nada…y solo por eso merece la pena luchar cada día ,para que miles de personas puedan tener una oportunidad.

 


Compartir en redes sociales