Ser profesor en Guinea Bissau

Ser profesor en Guinea Bissau

Compartir en redes sociales

La corrupción existe en muchos países, pero hay lugares donde las personas tienen tan poco, que el que se abuse de ellos produce demasiado dolor e indignación.

Guinea Bissau, ese país donde algo tan simple como matricularte en una escuela para sacar tu título de profesor, se hace misión imposible.

 

Miradas al Mundo tiene a dos profesores comunitarios,  Hilario de Teñat y Dauda de Varela, se les quiere becar para que puedan finalizar sus estudios, tener mejores conocimientos y poder acceder a un salario del estado en esos meses, no es mucho lo que el estado paga a sus profesores.

 

 

 

Para ello se trasladan a Bissau, el coste del transporte son 6000 cefas (10 euro). Allí tienen que hacer una prescripción en la escuela para poder ser seleccionados, cuesta 10.500 cefas (16 euros) y a parte, si quieren saber la materia que va a entrar en la prueba de acceso, tienen que acceder a una clase de dos horas donde les explican un poco la materia del examen, pero para ello tienen que pagar 3.000 cefas (5 euros). En total 31 euros de gastos para no tener ni siquiera la mínima posibilidad de acceder a una plaza, casi han pagado un mes de trabajo (ellos ganan al mes 45 euros cuando le paga el gobierno) por algo que es un engaño.

Tan solo hay 35 plazas y se presentan alrededor de 350 profesores comunitarios, por lo que ni teniendo el apoyo de Miradas al Mundo para poder costear sus estudios ,estos profesores pueden acceder a esa universidad, ya que  estas plazas serán dadas a hijos y amigos de políticos.

 

Las escuelas públicas no te aseguran la finalización del curso y es difícil encontrar trabajo con ese título, siempre está por delante esta escuela que depende del Instituto Camoes de Portugal y donde se realiza ese tipo de abuso y atraco a los profesores, que son uno de los sectores más débiles, peor pagados y  peor tratados en Guinea Bissau.

 

Nos propondremos intentar denunciar este abuso… ¿Valdrá para algo…? es difícil, pero no dejaremos de intentarlo.


Compartir en redes sociales