“Mamá, disfruta y siente la tierra que vive en ti”

“Mamá, disfruta y siente la tierra que vive en ti”

Compartir en redes sociales

Un viaje más?

Han pasado muchos años desde mi primer viaje con María y la ilusionante decisión de comenzar con lo que hoy es, Miradas al Mundo…

 

Este último viaje, comenzó con un mensaje de mi hijo que resume todo.

“Mamá, disfruta y siente la tierra que vive en ti”

Y con esa actitud regresé de nuevo a mi otro hogar, a mi otra gran familia, a mi otra tierra…

Cuando bajé del avión en Bissau, un soplo de paz y tranquilidad me hizo sentir que estaba por fin en casa…

Este viaje iba a ser un poco diferente, porque llegaba con un grupo de personas a quienes no conocía y que tendría que acompañar cada momento durante una semana…

Pero como tantas otras veces, la magia de África se encargó de todo…

Me encantaba observar cómo se movía el grupo; como hablaban, como se desenvolvían en un escenario nuevo para ellos, como miraban a su alrededor y compartir la energía de su esencia sintiendo como en cada momento que pasábamos juntos, se liberaba un poquito de cada uno…

En esa semana, fuimos a lugares espectaculares, lejanos, tranquilos, donde el tiempo se paró hace mucho y nosotros también pudimos hacerlo.

El contacto directo con las personas mayores, las mujeres, los niños, la madre tierra….

Todo encajaba con un perfecto engranaje….

La parte de las visitas a los proyectos les proporcionó una visión muy cercana de la situación de ese pequeño rincón africano y creo que se produjo una comunión que es difícil de explicar con palabras…

Visitar las escuelas, ver la alegría de las personas que por fin tienen agua gracias a nuestros pozos, escuchar la experiencia de las mujeres de las aulas de alfabetización…

Y este viaje, todavía guardaba un gran regalo….

Comenzó el primer campamento de niños de Bafatá (la zona donde todo comenzó) con los niños de Cacheu… Fue emociónate volver a encontrarme con las sonrisas, los abrazos y las miradas de Bambe, Bocar, Daniel… Niños a los que vimos nacer y que hoy son parte de nuestra gran familia… Nuestros monitores (Alicia y Martín) dejaron la piel para que todo fuera inolvidable para los chavales y, cómo no, también para ellos..

No voy a contar mucho más de lo que compartimos juntos, porque seguro que cuando las emociones, los recuerdos y esta vivencia reposen un poco en ellos, compartirán alguna crónica de su primer viaje a Guinea…

Hace años que vengo a mi amada África y cada viaje es diferente, único y especial y siempre me llevo más de lo que doy.

Pero en este último, tengo que dar las gracias especialmente a cada una de las personas que han compartido estos días conmigo, porque me han regalado momentos inolvidables, han hecho que me siga sorprendiendo, que continúe emocionándome igual que el primer viaje, que sienta esperanza, que no olvide nunca que hay personas generosas que me contagian con su frescura, sus preguntas, sus respuestas, sus palabras, su compañía, sus lágrimas, sus risas, sus abrazos….

Así que, sólo quiero decir GRACIAS, GRACIAS POR LO VIVIDO, GRACIAS…

Susana Lorenzo

 

 

 

 

 


Compartir en redes sociales