No tengo nada, pero tengo lo mas valioso, mi sonrisa.

No tengo nada, pero tengo lo mas valioso, mi sonrisa.

Compartir en redes sociales

De nuevo me encuentro en Guinea, reencuentros con añoranza, abrazos y grandes sonrisas que te recuerdan que estas en casa.

Manos a la obra con el trabajo. Tenemos muchos proyectos en mente para llevar a cabo, transformación y difusión de la moringa, conseguir aceite de la moringa con la maquina que hemos comprado, construcción de una nueva escuela en Djufunco, rehabilitación de escuelas, mas becas para profesores y alumnos, impulsar la Escuela de Formación, hacer pozos grandes en las aldeas que no tienen agua potable, abastecer de agua a las familias mas pobres, etc.

Principio de curso y nueva programación de proyectos a realizar.

En nuestra visita a las aldeas de Djufunco y Bulol  para la planificación de la construcción de la nueva escuela, nos hemos encontrado un panorama desolador. Este año las lluvias en esa zona han sido tardías y muy escasas, por lo que apenas hay arroz plantado y crecido, la temporada de lluvias ya ha terminado y en nuestra cabeza solo hay una pregunta ¿Qué van a comer este año?.

 

El pueblo fulupe se sustenta principalmente del arroz que cosechan, si la cosecha es mala viene el hambre, tan solo unos pocos plátanos, algo de pescado y berberechos. Nosotros insistimos en el uso de la moringa para evitar la desnutrición, pero a su vez estamos muy preocupados, si no conseguimos que al menos la ONG PAM reparta comida en las escuelas, nos enfrentaremos a graves casos de desnutrición sobre todo en los niños.

Junto a esta gran dificultad, nos encontramos con el problema del agua. En Bulol no hay agua potable, ellos beben agua de la lluvia y ahora esa época terminó. Miradas esta pensando como poder solucionar este problema comprando una bomba solar e instalándola con la mayor urgencia posible. Sin agua potable las enfermedades se multiplican. En la otra aldea de Djufunco Miradas ha perforado tres pozos pero tenemos en mente poder conseguir financiación para un hacer un pozo grande y poder abastecer de agua a toda la aldea.

Sin agua, sin comida, pero no pierden su SONRISA, ellos son nuestros maestros…


Compartir en redes sociales