Heroicos supervivientes

Heroicos supervivientes

Compartir en redes sociales

Muchas veces me he preguntado, cómo en aldeas tan remotas, tan aisladas, sin casi ninguna comunicación con el mundo, puede existir una comunidad que está tan arraigada a su tierra, que perdura a lo largo de los años a pesar de tantas dificultades como tienen.

Este es el caso de DJOBEL. Una aldea que el horario del día lo pone el agua… a la que solo se puede acceder en canoa dependiendo de las mareas. Para llegar hasta allí tuvimos que coger una canoa, y luego caminar durante media hora hasta la escuela. A un lado del camino hay campos de arroz, y al otro lado manglares. Las casas están tan desperdigadas que para moverse a cualquier lado, incluso a hablar con los vecinos, tiene que coger una canoa, que es la única forma de salir de allí.

Para conseguir agua potable tienen que ir muy lejos,  ya que el mar ha invadido tanta tierra que es muy difícil encontrar el agua dulce cerca.

           

Pero… no siempre fue así!!

Hace años podían conseguir agua sin tanta dificultad dentro de la aldea, el mar estaba en su lugar y con la distancia suficiente para que ambos, mar y aldea, vivieran en consonancia, pero con el cambio climático eso está cambiando.

El destrozo medioambiental que sufre nuestro planeta llega incluso a las aldeas remotas que, infelizmente hoy en día, están destinadas a emigrar o desaparecer, como es el caso de Djobel.  Sus habitantes se quejan de las grandes dificultades que tienen para conseguir agua, para moverse, para ir a la escuela, para desplazarse a cualquier lugar. Por ejemplo para ir al médico, que por supuesto en la pequeña aldea no hay y deben desplazarse a otra un poco más grande llamada Susana, tienen que esperar a tener la marea alta para poder desplazarse en el bote y una vez conseguido, una hora más de trayecto hasta llegar a su destino, entonces visita al médico si llegan en el horario, y después, la misma peripecia para volver…

Una aldea preciosa pero con unas condiciones inhabitables para nosotros, condiciones que hacen de estos anónimos habitantes, unos heroicos supervivientes.

                                                                                                       


Compartir en redes sociales