La educación marca el futuro

La educación marca el futuro

Compartir en redes sociales

Uno de los mejores momentos de una madre es cuando su hijo empieza la universidad. Así me siento yo ,cuando los jóvenes que becamos por fin empiezan a materializar su sueño ,que se convierte a su vez en el nuestro.

Hoy os voy a hablar de Lambe. El es un chico de 21 años que tiene una gran vocación que es ser medico. Lambe ha crecido en una aldea pequeña, trabajando  y estudiando para el sustento de su casa. Su padre Julio es profesor, y con un salario ridículo de 50 euros al mes ha sacado a ocho hijos adelante. Sus hijos desde pequeños van al campo a plantar arroz, a pescar, a cultivar cacahuete, a la campaña del anacardo…y entre medias ,no se han olvidado de estudiar para poder conseguir su meta. La de Lambe es poder ayudar a su comunidad y su pueblo curándolos.

Julio, su padre, vino un día a la sede de Miradas para presentarnos a sus tres  hijos mayores y pedirnos ayuda para que pudieran tener acceso a la universidad. Waldir quería ser profesor, y está estudiando con la ayuda de la ong en la mejor escuela de Guinea, realizando su segundo año con magnificas calificaciones. Cristo empezó a trabajar con el grupo de poceros de Miradas y está ahora formándose en energía solar becado también por Miradas al Mundo.

lambeLambe quería ser médico ,cosa que en Guinea es casi imposible para quien no es hijo de alguien bien posicionado. La carrera es gratuita impartida por cubanos, por lo que las pruebas de acceso son manipuladas y los hijos de gente con dinero consiguen normalmente esas plazas.

Pero el no quiso darse por vencido antes de empezar. Estuvo estudiando  el año anterior en una academia preparándose para las pruebas. Miradas compró libros para su formación y el no dejo de devorarlos durante todas las horas que podría en nuestro centro de formación. Mientras ,se formaba con nosotros en plantas medicinales. Ayudó a los voluntarios médicos, siempre  dispuesto a aprenderlo todo. Nunca he conocido a alguien con tanta disposición de curar y ayudar a los demás.

 

Buscamos el modo de conocer a la decana para que no le fuera robada la oportunidad de entrar en la escuela, y que sus méritos se pudieran convertir en su sueño. Y así se hizo realidad, Lambe supero las pruebas para hacer este año el precurso de Medicina y el siguiente año comenzar la carrera.

Ha sido un momento muy feliz, saber que estas semillas que van tomando forma serán quienes el día de mañana podrán cambiar la realidad de su pueblo, con nuestra ayuda pero con su empeño.

Lo mas importante formar chicos y chicas con ilusión y ganas de estudiar , y darles la oportunidad para conseguir su meta y en su papel de médicos, enfermeras, profesores, agrónomos, mecánicos, electricistas…saquen adelante a su pais.No podemos luchar contra Goliat sin educación.

 

La educación es el arma que cambia el mundo.


Compartir en redes sociales