¿Cuantas veces has pensado que un viaje te podría cambiar la vida… ?

Hace mucho tiempo que necesitamos compartir la conexión con la esencia del ser humano que vive en cada persona de este lugar y la potente energía del contacto con la Madre Tierra, impregnado todo ello, en cada rincón, en cada momento… Por esta razón, nace este proyecto tan especial…

Miradas conscientes, es un viaje de encuentro contigo mismo a través de ti, pero también a través del acercamiento a otra cultura diferente y ancestral, donde los valores siguen intactos, donde el tiempo se paró para ellos y ahora también para nosotros, para así poder tomar conciencia. Donde la escucha, el entendimiento y el crecimiento personal es vital si te sumerges, si te involucras, donde el sentido de los valores, te embriagan desde que amanece.

Con la aportación económica de este viaje, ayudas a sostener nuestros proyectos, por lo que formarás parte del cambio y de la oportunidad de desarrollo de muchas personas que necesitan ese apoyo. Esto se materializará con la construcción de nuevos pozos de agua, mantenimiento de escuelas, alfabetización de mujeres, becas escolares y muchos proyectos más…

¿Dónde?

En un entorno maravilloso, puro, en Varela y poblaciones de alrededor, en Guinea Bissau, donde predomina la etnia Fulupe, con una cultura muy sencilla, basada en el trabajo comunitario, donde viven del cultivo del arroz y donde tienen tradiciones milenarias, danzas y ceremonias de sus antepasados que siguen practicando y que nos harán tomar consciencia y conocimiento de sus de grandes valores,alegría, gratitud, respeto, generosidad… muy latentes entre ellos.

Varela es una aldea que cuenta con una playa solitaria, inmensa, un paraje en bruto, con lugares sagrados donde poder desarrollar actividades que nos llevan a un contacto con nuestro ser a través del Yoga, de la  meditación, de pranayamas, de práctica de tradiciones ancestrales… Tomando conciencia de nuestro cuerpo, del momento presente, donde no existe otro momento que el ahora…  ¡Y la energía fluye sin freno alguno.!

Independientemente cada uno tendrá su propia experiencia personal, y que nada de lo que aquí suceda te dejará indiferente. Es un viaje donde lo único real es el momento que estamos viviendo, la vida es un constante aquí y ahora, es «este momento», dejemos que la energía fluya, que nos libere  de ese ruido incesante de la mente, conectando con nuestro ser y la energía del grupo.

Compartiremos una experiencia de conciencia con todo los que nos rodea y con nosotros mismos y tendremos la ocasión de convivir con unas culturas diferentes que serán clave en muestro crecimiento personal.

   ¡¡PODER COMPARTIR Y RECIBIR SE JUNTAN!!