Campamentos juveniles.

Campamentos juveniles.

CAMPAMENTOS INFANTILES Y JUVENILES: UN MOMENTO PARA COMPARTIR Y APRENDER

CAMPAMENTOS CON MIRADAS

En semana santa del 2019, llevamos a cabo el primer campamento de Miradas al Mundo. 

Vinieron niños y niñas de la aldea de Dembanje a jugar y pasarlo bien con los de Varela.

Fue una gran apuesta por el compartir, descubrir y aprender de una forma lúdica y divertida.

Durante esos días se hicieron muchas actividades como: excursiones a la playa, gimkanas, juegos de globos, de carreras, con la pelota y además pudimos disfrutar todos de la compañía de un grupo de voluntarios de Horizon Experiencies con los que jugamos y compartimos bailes, baños en la playa y alguna que otra cena.  El campamento fue todo un éxito y en el mes de julio se volvió a convocar a niños y niñas de Varela y otras aldeas cercanas para repetir y disfrutar de todas las actividades, experiencias y momentos únicos que allí vivimos.

El grupo de monitores estuvo formado por jóvenes de aquí y de allí, los cuales compartieron experiencias y aprendieron mutuamente.

Para el próximo verano tenemos pensado repetir, y volver a juntar a mayores y pequeños para organizar unas vacaciones especiales.

El jardín de infancia es una pieza básica en la educación como motor de desarrollo.
Uno de los problemas que encontramos entre los menores que motiva su absentismo escolar es la carga familiar que tienen, pues desde edades muy tempranas cargan con sus hermanos menores lo que imposibilita el acceso a la escolarización. Por ese motivo el jardín de infancia es la solución para que las niñas a partir de los 8 años puedan acudir a la escuela y no tengan que cuidar de sus hermanos

La escasez de alimentos a edades tempranas provoca una elevada predisposición a padecer múltiples patologías que convierten a estos niños en las principales víctimas de la pobreza. Con el jardín de infancia se pone a su vez a funcionar el comedor escolar, con lo que conseguimos uno de los objetivos mas importantes que es evitar la desnutrición entre la franja de edad de 3 a 6 años.Ofrecemos  a las madres y profesoras talleres nutricionales intentando entre otros cultivos intentar recuperar el uso de la moringa , planta altamente nutricional que si es consumida por los niños evita la desnutrición entre otras muchas enfermedades.

A su vez las madres carentes de recursos pueden pagar a la profesora con moringa que nosotros compramos para traer a España, potenciando su plantación y poniendo en sus manos un recurso sencillo para que el proyecto se autogestionable.
Es fundamental crear recursos que atiendan a los pequeños más vulnerables, puesto que de su desarrollo personal, educativo y social dependerá el futuro de la comunidad.